Big data: El valor de nuestros datos en Internet

BIG DATA

Como bien dijo Andreas Weigend: “Nuestros datos son el nuevo petróleo”.

Hace poco años, se disponía de información limitada, a través de enciclopedias y otros libros. Hoy día, gracias a internet, disponemos de toda la información deseada con solo un clic.

En tan solo pocos años la tecnología y la información disponible ha crecido a un ritmo exponencial, y sigue creciendo..

¿Qué es el Big Data?

Es la gestión y análisis de grandes volúmenes de datos que no pueden ser tratados o analizados con herramientas tradicionales para el procesamiento de datos.

Hablamos de petabytes y exabytes

  • Gigabyte = 109 = 1,000,000,000
  • Terabyte = 1012 = 1,000,000,000,000
  • Petabyte = 1015 = 1,000,000,000,000,000
  • Exabyte = 1018 = 1,000,000,000,000,000,000

¿De qué tipos de datos hablamos?

  • Datos de las web y redes sociales
  • Machine to machine(M2M)
  • Registros de facturación, registros de llamadas en telecomunicaciones, etc. (Transaction data)
  • Huellas digitales, escaneo de retina, reconocimiento facial, etc. (Biometrics)
  • Notas de voz, correos electrónicos, documentos, estudios médicos, etc.

Muchos de estos datos los hacemos público nosotros mismos , a través de las redes sociales, pero también la hacen terceros.

En este caso podrían ser  periodistas por ejemplo, cuando estas en el foco de una noticia, es decir, no eres tu la noticia pero has estado presente en el lugar producido y puedes salir fotografiado sin darte cuenta.

Otro caso son las administraciones públicas. Por ejemplo, cuando no pueden notificar una multa, aparecen tus datos en el boletín oficial del estado.

¿Cuál es el objetivo de las empresas que usan Big Data?

El objetivo es convertir los datos en información relevante, válida para facilitar la toma de decisiones en empresas. Muchas de ellas ya están usando los datos para entender mejor a los clientes respecto a los productos y servicios vendidos.

El Big data se ha vuelto tan relevante gracias al crecimiento exponencial de la tecnología en los últimos años.

Las personas estamos constantemente creando y almacenando información en grandes cantidades. Vivimos rodeados de datos, cuando usamos el móvil, hacemos una operación bancaria por internet, compramos online, etc. Todo ello forma la huella digital de cada persona.

Y es que, como dijo  Andreas Weigend si los datos son el nuevo petróleo; Google, Amazon o Uber son refinerías.

Estas empresas exprimen nuestros datos, los analizan, y los transforman, convirtiéndolos en información con un valor superior, sacando el mayor partido y con el fin ayudar a sus clientes a tener mejores experiencias.

El principal fin del tratamiento de Big Data es principalmente comercial.  Sin embargo, también se usa para fines como la salud. Se realizan predicciones con estos datos, pudiendo prevenir o identificar focos de enfermedad o contagio, e incluso mejorar la eficacia de tratamientos.

Igual lo usa Defensa y seguridad del Estado para la persecución de terroristas, y así para infinidad de empresas, organizaciones u otras.

Big data en redes sociales

Existen empresas dedicadas al estudio del comportamiento de los usuarios en las redes sociales, analizan sus publicaciones, comentarios y likes para predecir qué hará el usuario y adelantarse a los acontecimientos.

¿Has entrado en Amazon a por un producto en concreto y la publicidad de Amazon se te ha adelantado y ya sabia que lo ibas a buscar?

Cualquier usuario de Facebook, Twitter, Instagram o LinkedIn cede de manera voluntaria su nombre y apellidos, fotos y otras informaciones directa que subes de manera voluntaria. Cuando tu publicas en una red social, sabes que todo eso pasa a ser propiedad de la red y se vuelve público. Lo cual, la misma red social utiliza para venderte algo a través de publicidad.

Por otro lado, las empresas analistas de datos pueden sacar otra información indirecta que pueden deducir de las publicaciones que subes. Como por ejemplo, cuando subes una foto, la ropa que llevas, al estar a la venta en Internet, podemos averiguar cuanto vale, y con ello conocer  dinero que una persona se gasta en ropa.

Igualmente cuando viajo. Las redes sociales saben donde vivo, por lo que cuando me voy a Cancún saben que estoy de vacaciones, y pueden calcular cuánto me ha costado el viaje.

Con todo eso, Facebook puede hasta conocer y deducir cual es mi sueldo, calculando lo que solemos gastar y viendo en LinkedIn el puesto de trabajo.

Y no solo con lo económico. Las redes sociales pueden establecer de qué partido político somos, si somos religiosos, y mucho más.

El precio de nuestros datos

Al existir tantos datos y tantas huellas digitales de todo el mundo, las empresas se pelan por conocer a sus clientes y conseguir la mayor información posible de cada uno, a fin de ofrecer mejores servicios y productos mas adaptados a nuestras necesidades, o simplemente vender más gracias a esos conocimientos. Aparte de las administraciones publicas y otros organismos que así mismo sacan provecho de este fenómeno.

A causa de la gran demanda que hay entre las empresas y organismos, nuestros datos valen dinero. Estas están dispuestas a pagar por bases de datos y por nuestra información.

Y nosotros como usuarios ¿Por cuánto estaríamos dispuestos a vender nuestra información a cualquiera?

El precio por romper nuestra privacidad. Tus fotos, tu localización GPS, historial de cuenta bancaria, historiales médicos, y contraseñas (lo más valorado por los usuarios)

Conclusiones

  • Nosotros como usuarios desconocemos el valor de nuestros datos e información personal.
  • Empresas y organizaciones pagan y usan esos datos para beneficio propio y de la sociedad en general, cumpliendo la ley de protección de datos, las cuales varían según el país.

 

Espero que te haya sido útil para el conocimiento y puesta en situación de la era en la que vivimos.

 

Un saludo!

Comparte

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *